2020, El Año Agradable del Señor

Braulio del Rosario
Coatzacoalcos, Veracruz / 23 junio 2020
TCDC
Fotografía:TCDC

"Hoy es Jubileo"

Lucas 4:16-19

Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo[a] entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer.

17 Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito:

18 El Espíritu del Señor está sobre mí,Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;

Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;

A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos;A poner en libertad a los oprimidos; 19 A predicar el año agradable del Señor.

En este 2020, año agradable del Señor en la ciudad de Coatzacoalcos, Veracruz la simiente de Dios está viva y continúa en movimiento en su preparación; en nuestra localidad avanzamos con la misma dirección y el mismo objetivo: llegar en óptimas condiciones a nuestra fiesta.

Los servicios en casa no paran, seguimos las transmisiones locales y nacionales dándole continuidad al trabajo, así mismo nuestro Pequeños Guerreros han desempeñado un papel muy importante en los servicios en casa pues con su participación nos animan a seguir en una preparación incesante, y sin desmayar; nuestras maestras de escuela dominical se han sumado a este esfuerzo elaborando un plan de trabajo de actividades didácticas supervisadas por nuestra hermana Esther Merchant, hemos entendido que está labor nos compete a todos y que el éxito está en cuidar todos los detalles.

El lunes 15 de junio el Hno. Obed Garduza Flores convocó a todos los varones a una salida a la montaña para entrar en una consagración mayor. Nos dimos cita por la madrugada en la localidad de Barrillas para partir hacia las faldas del cerro de San Martin donde Dios a través de nuestro pastor nos ha dirigido a nuestro altar de oración en contacto con la naturaleza, convocándonos a reforzar el ayuno y la oración, elementos claves en nuestra vida cristiana.

Nuestro pastor menciono que el enemigo es astuto y quiere opacar la fiesta de la iglesia en nuestra nación a través de un escenario devastador a nivel mundial pero no debemos olvidar que el poder de Dios es más grande porque puede convertir una maldición en bendición y el pueblo de Dios tiene que llegar en victoria a nuestra cita.

Gracias a todos los que han participado y hecho posible las transmisiones especiales para nosotros, realmente han sido de gran bendición en nuestros hogares, es grato hacer uso de la tecnología para escuchar la Palabra de Dios y alabarle a Él en los servicios de adoración.

Dios les bendiga grandemente pero sobre todo le damos gracias a Él que nos fortalece para poder levantar la voz y mostrar que nuestro Señor Jesucristo es el mismo de ayer, hoy y por los siglos.

Saludos amados lectores desde el Tabernáculo de la Ciudad de Coatzacoalcos.