Servicio Especial

Mauto Mota
Tlacuilolapan, Veracruz | 03 octubre 2019
TDT
Fotografía: Victoria Narziso

"Tiempo de Cambios"

Daniel 2:20

Y Daniel habló y dijo:

Sea bendito el nombre de Dios de siglos en siglos, porque suyos son el poder y la sabiduría.

Dios les bendiga amados lectores, es grato poder compartirles las buenas nuevas que Dios nos ha dado en el Tabernáculo de Tlacuilolapan.

El día domingo 29 de septiembre por la mañana. Se llevó acabó el servicio general dónde nuestro pastor el Hno. Vicente Narziso, guiado por el Espíritu Santo, trajo el tema: "Tiempo de grandes cambios". Tomando las escrituras de Eclesiastés 10:6 y Daniel 2:20.

Mencionando que debemos avanzar de acuerdo a la luz y a causa de esto lograr cambios, porque es peligroso aferrarse a algo que ya está obsoleto, convirtiéndonos en un problema para nuestra familia y para nuestra Iglesia.

Si Dios demanda un cambio, Él envía los recursos de vida, así como también una unción fresca del día para vencer los grandes retos que para nosotros son imposibles porque el más grande milagro no es levantar un paralítico; es que la Palabra se cumpla en cada uno de nosotros y que se haga real y eficaz.

Haciendo énfasis en que una cosa es "Tiempo de cambios" y otra distinta "Cambio de tiempo". Dónde en este tiempo se necesita hacer cambios en nuestra vida. Sabiendo que el más grande cambio en la vida del ser humano es el Nuevo Nacimiento, siendo fundamental, porque los retos que hay y que vienen son mayores.

Después del servicio, se llevó a cabo una serie de bautismos, fruto del trabajo realizado desde hace dos meses por nuestro Pastor quien ha venido visitando a nuestros hermanos de la Ciudad de Nanchital, Veracruz, y ahora tres hermanos decidieron aceptar a nuestro Señor Jesucristo como su único Salvador. Después de los bautismos hubo un espacio de convivencia con todos los hermanos.

En el Tabernáculo de Tlacuilolapan nos sentimos muy contentos y agradecidos con Dios por glorioso tiempo que nos dio. Sin duda Dios sigue siendo el mismo de ayer, hoy y por los siglos y, con estos frutos Dios sigue vindicando su Palabra.