TABERNÁCULO DE LA CD. DE ACAPULCO

Establecimiento: 01 de Diciembre de 1996
Crónica Nuestro Caminar

POR EL HERMANO CARLOS SANTIAGO FERNÁNDEZ

PASTOR EN LA CIUDAD DE ACAPULCO

 

Llega el Mensaje a la Ciudad de Acapulco.

En 1986 el Hermano Crescenciano Segura es enviado del "Tabernáculo de la Ciudad de México" a través del ministerio de nuestro Hno. Alfredo González Domínguez, para llevar este glorioso Mensaje de Restauración a la Ciudad de Acapulco.

Como toda Iglesia comienza, nuestra Hna. Roberta Bibiano y su esposo Felipe Segura abren las puertas de su hogar ofreciéndolo para realizar servicios de adoración a Dios. En los primeros servicios se reúnen alrededor de 5 ó 6 personas, pero conforme pasa el tiempo más almas se suman al grupo, al grado que fue necesario emparejar una parte de terreno dentro de la casa y ampliarlo para que se sintieran con más libertad.

Un año después en junio de 1987, fui enviado junto con mi familia como Pastor Encargado, a la Ciudad de Acapulco, Guerrero, a través dela dirección del Espíritu Santo mediante nuestro Hno. Alfredo González Domínguez, pastor en el "Tabernáculo de la Ciudad de México", para esta obra que se estaba levantando, ya que el pueblo necesitaba un guía con un Don Pastoral. Se levanta una pequeña construcción y permanecemos realizando los servicios en ese lugar, a la vez somos asistidos por hermanos Ministros de la Ciudad de México, como nuestros hermanos Manuel Domínguez, Tomas Aguilera, Enrique Méndez Jr. y el Hno. Alfredo González Domínguez quien estaba muy al pendiente del desarrollo de la Obra.

El Terreno y la Construcción.

En 1988 durante la búsqueda de un terreno apropiado para la construcción del Tabernáculo, transitamos por tres lugares, y en ese trayecto somos atacados fuertemente por el enemigo, al grado que un día seguidores partidistas nos corren del lugar donde nos reuníamos pero por la gracia de Dios no paso a mayores.

A principios del año 1989 viendo la necesidad de tener un terreno propio para la Iglesia, busco la manera de conseguirlo y es así como las autoridades ejidales me venden un terreno grande de 1600 metros cuadrados aproximadamente, pero totalmente accidentado, no teníamos el dinero suficiente para pagarlo. Dios toca el corazón de nuestro hermano Rene Villanueva miembro del Tabernáculo de la Ciudad de México, que en ese tiempo radicaba en Acapulco y a la vez apoyaba a la obra, él proporciona la diferencia faltante para pagarlo y de esa manera la Iglesia llega a tener su propio terreno.

Inmediatamente se busca la manera de empezar a trabajar y es así como nos ligamos a un tiempo de mucho trabajo, iniciando a romper piedras con explosivos asesorado por el hermano Miguel Castro y su hijo.Conforme fue avanzando el trabajo el grupo se aminoró pero los hermanos que siempre trabajaron fueron: Vicente Quiroz (maestro de obra), Jorge Bartolo Cartagena, Ricardo Taguja, y un poco después llega José Luis González y se integra a formar parte de la obra y demás hermanos que trabajaron arduamente de corazón; las mujeres trabajaban en el día en servicios domésticos aportando ellas la economía para la obra y sus hogares, y por las tardes y noche trabajaban en la construcción apoyando a los varones.

La Piedra.

Un día junto con los hermanos preparábamos los componentes para cuetear (como se le llama comúnmente cuando se rompe piedra con explosivos) pero al no tener mucha experiencia todavía en ese trabajo, los componentes no son colocados correctamente y al ejecutarse la explosión se desprende una piedra enorme del tamaño aproximado de una habitación de 3 x 3; esa piedra empieza a rodar cuesta abajo en cámara lenta y al ir rodando se siente como empieza a temblarla tierra por el movimiento de la misma.

En esos momentos estábamos sumamente preocupados al no poder detenerla ya que iba en dirección hacia una camioneta que estaba estacionada, ya que se encontraba descompuesta, calle abajomientras esto sucede, dentro de mi surge un clamor a Dios.

Y el milagro sucede. De repente, esa enorme piedra se detiene a escasos tres metros de la calle donde se encontraba la camioneta estacionada. De no haber sido por la maravillosa intervención de Nuestro Señor, la camioneta y las casas de enfrente hubieran sufrido daños muy severos.

De esa manera continuamos trabajando muy fuerte; al no haber suficiente economía, encontramos la forma de obtener la grava que necesitábamos sin comprarla, y se les enseño a las hermanas y niños a romper piedra contra piedra; aprovechamos al máximo cada recurso que nos era provisto.

El trabajo fue intenso durante cuatro años, normalmente se trabajaba desde las ocho de la mañana hasta altas horas de la noche, sin ayuda de maquinaria especializada para mover toneladas de rocas; ahí muchas palas y picos quedaron sin mangos, cansancio y sangre de varios hermanos al ser cortados o machucados con las piedras, todo ese sacrificio quedo plasmado. Pero lo más hermoso de todo esto fue el Espíritu de compañerismo al que fuimos introducidos, ya que todos trabajábamos con gozo y entusiasmo.

La Inauguración.

En el año de 1992, del 28 de Febrero al 2 de Marzo, se inaugura la primera fase de trabajo con una Reunión General a nivel Nacional, y se da a conocer como Tabernáculo LA VOZ DE DIOS, hasta este entonces muchos fueron los logros y experiencias obtenidos. A esta reunión asistieron, invitados especiales como los Hermanos en Cristo José Smith (Yerno del Hermano Branham), Jerry Amalon (Misionero), Héctor Sidu (Pastor en la obra del Señor en Sacramento California), Hno. Murillo (Evangelista).

Con el paso del tiempo transcurren cuatro años mas, este es un tiempo de prueba pero a la vez se fueron cosechando los frutos del esfuerzo realizado, al sumarse mas almas para Cristo. Hay un cambio de ritmo pero el trabajo continúa, llegando así al año 1996.

El Establecimiento 1996.

Gracias al Don Apostólico y a la visión de nuestro Hno. Alfredo González, se inicia el trabajo de Establecimiento de la Iglesia con una serie de Pláticas especiales de Asentamiento, dando inicio el día 6 de Septiembre de 1996 y cerrándose el 1º. De diciembre de 1996. El Tabernáculo LA VOZ DE DIOS deja de ser una Misión para convertirse en el "TABERNÁCULO DE LA CIUDAD DE ACAPULCO", una Iglesia Establecida para la honra y Gloria de Dios.

En el mes de Agosto del año 1997 nuestro hermano evangelista José Luis González y su familia, fueron enviados a la ciudad de Los Cabos San Lucas B.C.S., del Tabernáculo de la Ciudad de Acapulco, ya que un grupo de familias de la Iglesia que se habían trasladado para allá se interesaban por el mensaje. A partir del año de 1997 se realizan campañas, en poblaciones cercanas a Acapulco, juntamente setrabajó en detallar la construcción de la Iglesia, y nos fuimos preparando para el Entronque del Tiempo que se presentaba en la víspera del año 2000.

En Diciembre del año de 1999 tuvimos el privilegio de tener la última Reunión Nacional en nuestra Iglesia, Titulada "EL ENTRONQUE DEL TIEMPO"; En el año 2000 viendo el cambio en el nuevo tiempo en que entramos y con una Unción diferente, la forma de trabajar y caminar es ligada a la demanda de alineamiento gracias al trabajo realizado se logran abrir tres misiones en nuestro Estado.

1.- XALTIANGUIS

SEPTIEMBRE DEL 2000

2.- TLAPA DE COMONFORT

OCTUBRE DEL 2002

Hemos realizado Reuniones Ministeriales Regionales, Pláticas Matrimoniales, Campañas de Evangelización, Reuniones Juveniles a nivel Regional y a Nivel Nacional. Y el día 11 de Diciembre del año 2005, nuestra misión de Tlapa de Comonfort gracias a Dios y al trabajo que se realizó logra su Nuevo Nacimiento.

El 18 de Diciembre del mismo año gracias a Dios y al trabajo realizado por el hermano Jaime Quintanilla ministro del "Tabernáculo de la Ciudad de México" nuestra misión de Xaltianguis logra su Nuevo Nacimiento. Nos hemos introducido en la búsqueda más profunda de nuestro Señor, porque sabemos que el tiempo requiere tenerlo más en nuestros corazones.

Damos gracias a Dios por el tiempo que nos esta tocando vivir ya que estamos en búsqueda de la confirmación de nuestra Fe y así lograr el Bautismo del Espíritu Santo. Esperando que estas líneas lo motiven a seguir adelante en el camino del Señor, les pedimos de sus oraciones para seguir en esta obra del Señor. DIOS LES BENDIGA.